Normas F.I.S.

Los usuarios de una estación de esquí deberán cumplir las normas de conducta para esquiadores y snowboarder, establecidas por la Federación Internacional de Esquí y conocidas como”NORMAS FIS“.

1. Respeto a los demás

El esquiador o snowboarder debe comportarse de manera que no ponga en peligro o perjudique a los demás.

“El esquiador o snowboarder es responsable no sólo de su propia conducta, sino también de su material defectuoso. Esto también se aplica a los que utilicen materiales de última generación”.

2. Control de la velocidad y forma de esquiar o deslizarse

El esquiador o snowboarder debe esquiar de forma controlada. Debe adaptar su velocidad y forma de esquiar o deslizarse a su habilidad personal y a las condiciones generales del terreno, nieve y climatología, así como a la densidad del tráfico en las pistas.

“Las colisiones suelen estar motivadas por velocidad excesiva, comportamiento incontrolado o atención insuficiente a la circulación sobre la pista. El esquiador y el snowboarder debe ser capaz de parase, girar o moverse dentro de su campo de visión.

Debe circularse lentamente en las áreas saturadas o sitios donde la visibilidad es reducida y especialmente en los cambios de rasante, al final de las pistas y en los accesos a los remontes”.

3. Prioridad

El esquiador o snowboarder que avanza desde atrás debe elegir su ruta de forma que no ponga en peligro el esquiador o snowboarder situado delante.

“El esquiador o snowboarder que está delante tiene preferencia. El esquiador que se desliza por detrás de otro en la misma dirección debe mantener una distancia suficiente entre él y el otro esquiador o snowboarder, de forma que deje al que le precede espacio suficiente para moverse libremente”.

4. Adelantamientos

El adelantamiento puede efectuarse por arriba o por abajo, derecha o izquierda, pero siempre de manera que se deje espacio suficiente para prevenir las evoluciones voluntarias o involuntarias del esquiador o snowboarder adelantado.

“El esquiador o snowboarder que adelanta a otro asume la responsabilidad de acabar la maniobra sin ocasionar dificultad alguna al esquiador o snowboarder adelantado. Esta norma se aplica incluso al adelantar a un esquiador o snowboarder parado”.

5. Incorporación a pistas, inicio del deslizamiento y giros hacia arriba

Todo esquiador o snowboarder que se incorpora a una pista señalizada, reanuda su marcha después de parar o evoluciona hacia arriba, debe mirar arriba y abajo de la pista para asegurarse de que puede hacerlo sin peligro para sí mismo o para terceros.

“El acceso a una pista o el reinicio del descenso tras una parada pueden ser causa de accidente. Es pues absolutamente necesario asegurarse de que podemos acceder a la pista sin causar peligro.

Una vez reiniciado el deslizamiento el esquiador se beneficia de la prioridad prevista en la Norma 3.

El desarrollo de los esquís carving permite a sus usuarios ejecutar virajes subiendo hacia arriba por las pistas. En este caso, el usuario, deberá asegurarse con antelación de que puede hacerlo sin provocar peligro para ellos mismos o los demás”.

6. Paradas en pistas

A menos que sea absolutamente necesario, el esquiador o snowboarder debe evitar detenerse en los pasos estrechos o de visibilidad reducida de las pistas. En caso de caída en dichos lugares, debe apartarse y dejar libre la pista lo antes posible.

“Excepto en las pistas anchas, las paradas deben hacerse en los bordes de la pista. No se debe parar en sitios estrechos o donde sea difícil ser visto desde arriba”.

7. Ascensos y descensos a pie

El esquiador o snowboarder que ascienda o descienda a pie debe hacerlo por el lateral de la pista.

“El movimiento en sentido contrario al de la circulación general supone obstáculos imprevisibles para los esquiadores y snowboarders.

Además las huellas de pies dañan la pista y son peligrosas para los esquiadores y snowboarders”.

8. Respeto del balizamiento y la señalización

El esquiador o snowboarder debe respetar todas las señales y balizamientos.

“Las señales de cierre de pista o de advertencia de peligro deben ser imperativamente respetadas”.

9. Prestación de auxilio

En caso de accidente, todo esquiador o snowboarder tiene la responsabilidad de prestar socorro.

“Un principio fundamental para todos los deportistas obliga a prestar asistencia en caso de accidente”.

10. Identificación

Todos los esquiadores o snowboarders que sean testigos de un accidente, sean o no responsables del mismo, deben identificarse e intercambiar nombres y direcciones.

“Los testigos son de gran importancia para redactar un informe completo y acertado de un accidente.

La FIS espera que el esquiador o snowboarder que huya sin identificarse tras ocasionar un accidente incurra en responsabilidad penal, al igual que sucede con los accidentes de tráfico”.

 

Las reglas FIS se aplican a todos los esquiadores y snowboarders debiéndolas conocer y respetar. Cuando la inobservancia de estas normas provoque un accidente, el autor podrá ser considerado responsable civil o penal.